Historias de latinos con Work and Holiday Visa en Australia

Tiempo de lectura: 8 minutos

No hay nada mejor que motivarse a hacer algo que escuchando historias de otras personas que lo lograron, hoy vamos a leer las experiencias de algunos latinos que vivieron la Work and Holiday Visa en Australia. Si no sabes de que visa te hablo, en este articulo puedes leer la guía sobre la WHV australiana y su aplicación.

No te desmotives si no cumples con estos requisitos que hay otras maneras de venir a Australia. La visa de estudios siempre es la otra opción, con esa puedes trabajar acá, no se te pide Inglés y no tiene limite de edad.

Valeria y Lucía – Peru

Nosotras postulamos a la WHV Nueva Zelanda en el 2018 (en ese momento no existía la WHV Australia para peruanos), pensando que era solo como un año sabático. Nuestra intención era vivir más, tener nuevas experiencias y claro ahorrar un poco para seguir viajando. En Perú teníamos trabajos estables pero en un punto sentimos que esa ya no era nuestra pasión y que no todo era dinero sino vivir vivir vivir.

Una vez en Nueva Zelanda, salió la visa de Australia y aplicamos desde ahí, fue todo un trámite hacerlo estando lejos de casa (ahora es mucho más fácil). Literalmente nuestros papás tuvieron que hacer cola en el Ministerio de Relaciones Exteriores para obtener la carta de Recomendación que nos pedía Australia, además en ese momento solo habían 100 cupos (ahora hay 1.500), así que teníamos que apurar todo los trámites para conseguir una de las visas.

En este articulo puedes leer sobre cómo conseguir trabajo en Australia.

Los requisitos para aplicar a esta visa como Peruanos son:

  • Tener entre 18 y 30 años (incluso con 30 a la hora de aplicar).
  • Tener pasaporte peruano vigente.
  • Haber estudiado en un Instituto o Universidad a tiempo completo por al menos 3 años.
  • Tener inglés, puede presentarse el examen de IELTS y obtener mínimo 4.5 puntos (9 es el máximo puntaje)
  • Demostrar que tienes los fondos económicos suficientes para venir a Australia (AUD 5000 – USD 3872) más tu ticket de regreso. 
  • Tener buen estado de salud.
  • Pagar la aplicación de la visa (en ese entonces fue) AUD 485 (USD 376)

Gracias a las personas que conocimos en Nueva Zelanda, llegamos a Australia en Julio del 2019 ya teniendo trabajo y casa. El trabajo que nuestros amigos consiguieron era en una fábrica de carne, cada vez que le contábamos a alguien dónde trabajamos se asustaban, uno se imagina un trabajo pesado y muy feo, pero la realidad es que tuvimos mucha suerte de que nos pusieran en un área donde solo empaquetábamos carne para el supermercado. 

Debido al COVID y el miedo de enfermarnos y no conseguir otro trabajo nos quedamos ahí por año y medio. Fue una experiencia increíble porque convivimos con personas de Indonesia, Taiwán, Corea del Sur y Australianos que se convirtieron en familia y que hasta ahora nos mantenemos en contacto.

Todo ese tiempo aprovechamos para descubrir nuestras pasiones, estudiamos mucho online, usamos nuestros ahorros para comprar nuestro equipo de trabajo, que ahora usamos mucho en nuestro emprendimiento (Picaron Studio). En Febrero del 2021 renunciamos y nos fuimos a hacer Housesitting en Queensland, siempre vamos a amar a esos perritos y gatitos, eso nos permitió ahorrar mientras creamos Picaron Studio.

Finalmente en Agosto de 2021 nos mudamos a Adelaide porque Lu empezaría a estudiar algo que también le encanta (Ilustración y Animación). En temas de visas Lu paso de la Work and holiday Visa a una visa de estudios, y yo (Valeria) estoy en mi tercer año de WHV en Australia, y al parecer aplicare al cuarto año. Pues por temas del COVID y escasez de mano laboral el gobierno permitirá en algunos casos la aplicación de un cuarto año. 

Amamos esta ciudad y Australia en general por la calidad de vida que ofrece. Creemos que la WHV te da todas las oportunidades, no solo por el dinero que puedes ganar, sino porque te da esa libertad y capacidad económica para ir descubriendo qué te apasiona y disfrutar en el proceso.

Francisca Yáñez – Chile

Postulé a la WHV Australia en 2018 porque mi plan era juntar plata pero volví con lo mismo que me fui jajajaj (aunque como dicen en Chile: lo comido y lo bailado no te lo quita nadie). En esos años había que mandar los documentos por correo a la embajada (ahora es online) pero como los chilenos tenemos 3.400 cupos al año aproximadamente no fue tan estresante conseguir la visa.

Llegué a principios de diciembre a un hostal en Melbourne y es una fecha un poco nostálgica para los que emigramos, por navidad lejos de la familia y eso; pero entre los que estábamos se formó una pequeña familia internacional y después ya no me quería ir (terminé viviendo 5 meses ahí). 

Durante mi año en Australia trabajé en un foodcourt sirviendo comida, de mesera en un café y como ayudante de cocina y copera para una agencia que enviaba staff a distintos centros de eventos. De hecho el café y los eventos fueron simultáneos y hubo dos meses en los que trabajé entre 50 y 60 horas semanales. No por necesidad, los salarios en Australia son buenísimos, pero porque estaba en misión ahorro. Además mis amigos ya se habían ido de la ciudad porque era invierno y en Melbourne se pone helado así que tenía tiempo de sobra. 

El café fue mi trabajo favorito. No solo porque aprendí a tomar café (antes de Australia yo era team té), sino porque (a diferencia de Chile y quizás otros países de LATAM) los meseros allá éramos uno más. Los clientes me contaban de su vida y realmente se interesaban por la mía. Me recomendaban lugares para ir a conocer y sentí que era un trabajo tan valorado como cualquier otro. Había clientes que iban a practicar su español conmigo y otros que me ayudaban con el inglés. De hecho una señora, mi clienta favorita porque practicaba su español conmigo y luego me ayudaba con mi francés, cuando me fui me dejó un sobre con 100 AUD de propina por todas las veces que le serví a ella y su familia.

Pero pasaron los 6 meses de límite que te da la visa con cada empleador y partí al norte a conocer Queensland. En ese momento ya se me había pasado el tiempo para hacer los 88 días para extender a un segundo año pero nunca fue mi intención quedarme más tampoco. Allá terminé trabajando con la misma agencia en eventos en Brisbane y Gold Coast (otra ciudad increíble) y pasé mis últimos días visitando Cairns y Sydney antes de volver.

Siempre que le hablo a otros de Australia dicen que se los “vendo” muy bien pero es que solo tengo cosas buenas que decir del país. No es que sea perfecto ni nada, obvio como todo lugar tiene sus pros y contras, pero para mí es mi otro hogar. En especial Melbourne, mi amada ciudad lluviosa fría y llena de eventos culturales, festivales, músicos en las calles y bares secretos. 

En fin, Australia es un lugar al que siempre querré regresar. Por ahora ando repitiendo la experiencia de la work and holiday visa pero en Portugal, aprendiendo de este país, su cultura y su idioma. Aprender otros idiomas es una de mis grandes pasiones y que comparto en mis redes sociales.

Historia Sofia – Argentina 

Sofía es argentina y también llegó a Australia con las ganas de vivir una experiencia diferente, realizó su primer año, trabajando en muchas cosas, y después realizó su ‘farm’ como se le llama al “trabajo en granjas” que deben hacer quienes tienen estas visas.

Trabajando recogiendo fresas en granja (Fotografía de @Youartmore)

Su ciudad inicial fue Sydney pero huyendo de la ciudad grande, movida y ajetreada decidió mudarse a  Brisbane y radicarse allí. En temas laborales Sofía ha trabajado en muchas cosas, su llegada fue en plena pandemia así que ha tenido que moverse de varios sitios debido a que constantemente se cerraban los locales. Ha sido au pair, mesera, bartender, y trabajo en una granja recogiendo fresas en Glass House Mountains National Park. Hoy en día parte de su trabajo es como supervisora en una panadería y la otra parte es con sus patines como instructora.

En diciembre del 2020 aplicó a su segundo año de la Work and Holiday visa y aún está en la espera de aprobación, le confirmaron que puede pasar hasta 21 meses de espera debido a la demora que tiene migración respondiendo y aprobando visas. Mientras estás en ese limbo migratorio se te otorga una “Bridging visa A” en la cual conserva tus derechos laborales que tenías previamente, por lo cual puedes seguir trabajando sin problema durante este tiempo de espera. Apenas reciba aprobación de la visa su segundo año empezaría a correr. Demora que al final de cuentas juega muy bien si se quiere quedar más tiempo en Australia.

Sofia sigue con su pasión acá en Australia, ella ha patinado desde los 5 años, participado en muchas competencias y hasta jurado de votación. Hoy en día, venció su miedo de hablar en inglés y da clases personalizadas en Brisbane para los interesados en aprender este arte. Tambien usas sus redes sociales para enseñar y dar tips de patinaje.

Historia Miriam – España

Estos son Miriam y Carles, cansados un poco de la rutina de trabajo de España decidieron darle un cambio a esa vida ajetreada arriesgándose a venir a Australia. Ambos son españoles y cumplían el requisito de nacionalidad, pero Carles ya había pasado de los 30 años. ¿La solución? Ella llegó al país con la WHV y su pareja debió aplicar a una visa de estudios. 

Ya llevan un par de años en el país, han tenido una experiencia increíble, han vivido en 2 furgonetas, viajando, trabajando y ahorrando mucho pues en este estilo de vida se ahorra la renta que es lo más caro de Australia que es. Hoy se encuentran viviendo en Byron Bay, ella trabaja como profesora de Yoga y housekeeping en un hostal. 

Hace poco iniciaron un emprendimiento increíble en los mercados de Australia, donde ofrecen la toma de fotografía al Iris de los ojos de las personas, y les va muy bien. Actualmente están construyendo su tercera van y esperando terminarla para arrancar con su emprendimiento por cada mercado que haya en las diferentes ciudades y pueblos de Australia.

Maritza – Chile

La historia de Martiza me encanta, porque mediante su visa WHV pudo trabajar en uno de los mejores formas de empleo que hay en Australia que es en la modalidad FIFO. Es un trabajo en las minas australianas donde se logra hacer aproximadamente $2.000 dólares australianos semanales limpiando habitaciones.

Únete a La Conversación

  1. Karina Cedeño says:

    Maravilloso trabajo el prestar atención a esos detalles a esas historias que son la vida aquí y la vida allá si yo hubiese escuchado sobre esa posibilidad de viajar cuando termine la univerdad con 26 años hubiera viajado y logrado conocer ese maravillisoby hermoso país hubiera podido a mis padres de alguna nanera. Pero ahora será el turno de las nuevas generaciones y gracias a tu dedicación trabajo sacrificio y esfuerzo muchos lo vivirán. De hecho quizás quiera hacer ese viaje tan lejano pero tan llenó de calidad de vida. Muchas gracias

    1. Karina Cedeño says:

      Quizás mi hija quiera hacer ese viaje quizás yo le inculque que hay un vida de calidad que se puede vivir no sólo en la películas sino en la vida real en este mundo real y de paso quizás me Ueda ayudar a mí cuando yo ya sea mayor Dios nos guiará en las decisiones

  2. Ana Muñoz says:

    Chica te curras los blogs!!! Mil respetos!
    Me encanta como relatas las historias de cada persona.

  3. Hola me gustaría recibir información

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close
Escrito con amor by Angélica Ladino.
Copyright © 2020, Reservados todos los derecho.
Close